Siete hacks para enganchar a tu nuevo cliente

Siete hacks para enganchar a tu nuevo cliente

Queremos que conozcas estos siente hacks para enganchar a tu nuevo cliente, porque sabemos la sensación que se obtiene al cerrar un trato y quedar listos para poner manos a la obra. El éxito se determina en los primeros tres meses de la relación laboral, para conseguirlo la clave es la comunicación; para evitar no poder contactar al cliente durante semanas o que solicite algo que no está incluido en el contrato. Lo ideal es crear una conversación para acordar las acciones y estrategias para los objetivos y metas que quiere alcanzar el cliente, todos éstos elemento te ayudarán a trazar tu plan de marketing.

Siete hacks para enganchar a tu nuevo cliente

  • Presentación:

El principal objetivo es crear una buena relación de comunicación entre el cliente y el equipo de trabajo, además de entablar un vínculo de colaboración. Para lograr ésto es necesario que se conozcan mejor para trabajar de una manera armoniosa , porque de esa manera resultan útiles al momento de crear el contenido.

  • Objetivos:

Bien es cierto que sea posible que el cliente mencionara en el proceso de ventas sus metas, es necesario que se establezcan objetivos inteligentes o SMART, que pueden ser:

  • Specific (específicos): señala con claridad el objetivo a alcanzar en profundidad. Por ejemplo “tener más huéspedes” no es un objetivo delimitado, pero sí lo es “tener más huéspedes en mayo”.
  • Measurable (medibles): Trazar un proceso para medir e informar los resultados de un objetivo específico.
  • Attainable (alcanzables): Algo inteligente es, emplear acciones usadas en el pasado como referencia para evaluar el crecimiento.
  • Realistic (realistas): Establece expectativas. Usando el ejemplo anterior, si el cliente desea atraer a 1.000 huéspedes en un fin de semana de mayo, pero su capacidad es de 100, debes señalarle que su objetivo no es viable.
  • Timebound (de tiempo limitado): Fija un plazo para lograr los objetivos. Establece cuánto tiempo necesitarás para crear e implementar las estrategias de marketing y cuándo comenzarán a generar resultados.
  1. Planes:

No desarrolles un plan completo donde presentes de manera clara y concreta las estrategias que emplearás para que tu cliente alcance sus objetivos prioritarios a corto y mediano plazo. Expresa las ideas de las estrategias que usarás, enamóralo con resolver lo que necesita y luego ejecuta el plan formalmente basado en lo que acordaste con tu cliente.

  1. Desafíos

Plantéate desafíos. Sí, estos te ayudarán a determinar todas las acciones que deberás realizar para cumplir con los objetivos. Plantea los pasos a seguir según las necesidades de tu cliente, al menos de manera superficial, luego de la reunión puedes pulir los detalles y afinar la lista de pasos.

También, recuerda realizar un análisis de todo lo obtenido después de tu reunión con tu prospecto a fin de poder extraer los datos necesarios para el desarrollo de tu estrategia.

  1. Plazos

Algo de suma importancia es determinar las prioridades de tu cliente. Este es un paso decisivo luego de conocer los desafíos o objetivos que el cliente plantea. De esta manera, podrás visualizar el camino más adecuado y los tiempos correctos para cada estrategia.

  1. Conoce el historial de Marketing de tu cliente

Es importante que tengas conocimiento de los esfuerzos anteriores que haya realizado tu cliente, así como las estrategias, desafíos y resultados obtenidos con cada una de ellas.

Revisa los buyer personas que tenga tu cliente, indaga si es posible agruparlos como un todo o deben ser categorizados de diferentes maneras. Segmenta la audiencia del cliente para que entiendas mejor a los consumidores.

  1. Alcance de cada parte

Establece funciones y responsabilidades con el cliente. Deberás crear un contacto o enlace con el cliente para confirmar información, aprobar contenido, realizar la facturación y cualquier otro proceso. Es importante conocer la estructura y procesos internos de ese cliente para generar un flujo de trabajo dinámico y efectivo para garantizar los resultados esperados.