Storytelling, el arte de contar historias

Cuando Steve Jobs en el 2001 hace la presentación el primer iPod, no habló del procesador o duración de la batería. Jobs contó una historia “1000 canciones en tu bolsillo”; con esa frase hizo que multitudes quisieran tener 1000 canciones en el bolsillo. Él supo cómo conectar con la audiencia, regaló una historia y practicidad haciendo que el mundo entero la comprara.

En este sentido, el storytelling es el arte de contar una historia con un lenguaje sensorial para persuadir al público; se ha convertido en una herramienta imprescindible porque genera confianza, es fácil de recordar y apela al lado emocional. El mundo digital han impulsado y brindado gran valor a la autenticidad que muestran las marcas y empresas; no es emocionar para vender, el público se convierte en el protagonista. Tampoco es contar ‘cuentos’, el storytelling mezcla lo racional con lo sentimental.

¡Haz tu storytelling!

Christian Salmon dijo que “el storytelling es la máquina de fabricar historias y formatear mentes”, esto lo debes de tomar en cuenta para crear la historia de tu marca o empresa. El storytelling pasó de ser “¡Llévese ya! La mejor cámara del mundo” a “Captura tus mejores momentos con nosotros”. Ahora bien, considera la estructura básica (tema, argumento, trama y sentido) para iniciar.

  • Imágenes: primero toma en cuenta que los artículos y blogs que contienen imagen alcanzan un 94% de vistas que los que no tienen. Asegúrate que tus imágenes (fotografía o video) sean auténticas, las mejores historias cuentan momentos inolvidables.
  • Narrativa: seguramente tus historias favoritas tienen una trama y secuencia definida. Tu marca, empresa o producto son un actor en tu historia; asígnale motivos, inspiraciones y un tema. Colócalo en el centro y que convierta en el héroe de la historia.
  • Sensaciones: único mejor que las imágenes son las sensaciones, lo que podemos tocar. Lamentablemente, aún no podemos colocar algo real en una presentación visual o audiovisual. Existen otras opciones para guiar a las personas a que experimenten sensaciones, juega con los planos de cámara y sus ángulos; muestra texturas, que tu público pueda casi tocar. Utiliza imágenes que muevan emociones y crea un ambiente sonoro cautivante.

Ahora que ya sabes que es un storytelling y cómo elaborarlo, no tienes excusa para no crearle una historia a tu marca o contar la que ya tiene al público. ¡Arriésgate! Te sorprenderás con los resultados que obtendrás. Potencia tu marca y conéctela con tus clientes; no olvides que ellos no compran un producto o servicio, compran la emoción que les hace sentir.